Padre Narciso a Parroquia San Esteban

No Twitter Messages

Padre Narciso a Parroquia San Esteban

Antes de partir al encuentro del Padre Celestial, el Pbro. Narciso Mallol Font, no quiso irse, sin antes despedirse de su comunidad parroquial, que tanto le quiso. En febrero, desde Roma, varios de los peregrinos de esta parroquia, que peregrinaron a esa ciudad, conversaron por teléfono con el P. Narciso, en donde él manifestó, que estaba muy contento y orgulloso de haber sido párroco de San Esteban, al ver los logros y avances en todo sentido, de esta comunidad, su comunidad, como él le llamaba. El 17 de abril pasado, a la edad de 62 años, cerró los ojos a este mundo, para abrirlos delante del Señor. A continuación, las palabras de despedida para la Parroquia San Esteban…

CARTA DEL PADRE NARCISO A LA COMUNIDAD DE SAN ESTEBAN.

Estimada y recordada comunidad parroquial de San Esteban,
el P. Mauricio me escribió una cariñosa carta invitándome a la celebración del 150 aniversario de nuestra comunidad, lamentablemente no pude estar presente físicamente, pero sí espiritual y afectivamente.
Digo nuestra comunidad porque, aunque estoy lejos de ustedes, continúo sintiéndome parte de esta gran familia de San Esteban. No puedo olvidar la belleza de la cordillera contemplada desde el patio de la casa parroquial. ¡Fueron tantas las horas de oración, de reflexión, de escucha, de conversación con este maravilloso paisaje de fondo! Puedo recordar la luz radiante de la mañana y los últimos rayos de la tarde que en cada época del año colorean el horizonte de tonalidades suaves o intensas, de reflejos de la nieve o de las nubes, puedo recordar el sol del verano con sus rayos que caen verticales y las sombras fresquitas, las noches estrelladas y las lluvias del invierno. Recuerdo los cerros de San Francisco y de los Campos de Ahumada. También la Laguna del Copín. ¡Qué tierra tan hermosa y bella!
Pero les recuerdo aún más a todos ustedes, tantas personas, muchas de las cuales ya han partido a la casa del Padre, que nos conocimos en aquel lejano 1988, cuando llegamos junto con el P. Mauricio, siendo párroco en aquel entonces el P. Gustavo Córdova, hace 23 años. No puedo alargarme para nombrar a tantas personas que nos acompañaron en aquellos años, pero no puedo dejar de nombrar a la Sra. Lucrecia que tanto nos quería y que representa a tantos otros.
Después, en razón del trabajo en el seminario, estuve entre ustedes ayudando los fines de semana durante el tiempo del P. Ricardo, de manera que asocio también San Esteban a aquellos años, a veces difíciles, del seminario. Pero gracias a Dios esta parroquia ha sido bendecida con la vocación del P. Ignacio y, Dios mediante, con la de Cristóbal.
El 23 de diciembre cumplí 32 años de sacerdote y puedo decirles que el tiempo que estuve entre ustedes lo recuerdo como los años más felices, a pesar que soy consciente de mis errores y de los que pido perdón.
Dios realiza su obra a pesar de tantas equivocaciones que cometemos y bendice al pueblo que le ama y le sirve de corazón. Durante estos años pude ver una comuna que prosperaba, que con esfuerzo fue venciendo la pobreza y conquistando unas relaciones más justas, una sociedad más democrática, una mejor educación, con jóvenes que han logrado la excelencia en diversos campos. Somos un anillo de esta larga cadena de creyentes que han alimentado su fe en esta humilde parroquia, de la cual estoy muy cercana a su vida pastoral, a través de la página web.
Dios ha sido fiel, pidámosle que nosotros sepamos corresponderle con el amor y generosidad que tanto distinguen a las gentes de San Esteban.
Finalmente quiero recordar a todas y a cada una de las comunidades que de los sectores, auténticos hogares de fe y caridad. En estas comunidades se transmite la fe de forma natural y sencilla como seguramente sería en Nazaret.
Cuenten con mi oración y un gran abrazo a todos, con cariño,
Narciso.

 

    No Twitter Messages